Jn 3, 1-8 – 24 de abril – II Lunes de la Octava de Pascua

 

 

Había entre los fariseos un hombre llamado Nicodemo, que era uno de los notables entre los judíos. Fue de noche a ver a Jesús y le dijo: «Maestro, sabemos que tú has venido de parte de Dios para enseñar, porque nadie puede realizar los signos que tú haces, si Dios no está con él.»

Jesús le respondió: «Te aseguro que el que no renace de lo alto no puede ver el Reino de Dios.» Nicodemo le preguntó: « ¿Cómo un hombre puede nacer cuando ya es viejo? ¿Acaso puede entrar por segunda vez en el seno de su madre y volver a nacer?»

Jesús le respondió: «Te aseguro que el que no nace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es espíritu. No te extrañes de que te haya dicho: “Ustedes tienen que renacer de lo alto.”

El viento sopla donde quiere: tú oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Lo mismo sucede con todo el que ha nacido del Espíritu.»

Palabra del Señor

Comentario

Se puede nacer de nuevo ya habiendo nacido. Se puede volver a nacer. Se puede volver a empezar después de haber terminado. Podemos levantarnos otra vez habiéndonos caído. Se puede pedir perdón habiéndolo negado. Se puede volver a creer habiendo desconfiado tanto. Podemos salir de la cama aún queriendo quedarnos para siempre a descansar. Se puede volver a abrazar si cerraste los brazos. Se puede alcanzar la paciencia habiéndola perdido. Se puede pasar del odio al amor y quedarse ahí para siempre. Se puede volver a la gracia después del pecado.

Así podríamos seguir un día entero, diciendo frases parecidas. Pero no quiero decirte frases lindas y nada más. Quiero que comprendamos que esto es verdad, es real. No quiero que escuchemos lindos “slogans” de que se puede y se puede, aunque sean verdad. Si no quiero que empecemos este lunes con ganas de “nacer de nuevo”, de “resucitar” porque en definitiva es lo mismo. Resucita el que nace de nuevo, se nace de nuevo resucitando. Dios quiera que el día de la Divina Misericordia de ayer, nos haya llenado de alegría el corazón, como a los discípulos, con ese soplido de Jesús que los llenó del Espíritu Santo para que ellos también lleven paz a los demás.

Jesús  nos « asegura que el que no renace de lo alto no puede ver el Reino de Dios.» El que no empieza este lunes con deseos de “volver a empezar”, con ganas de levantarse y amar a los que Dios ponga en nuestro camino, no podrá ver el Reino de Dios en lo concreto de este día. ¿Quién es capaz de reconocer en lo sencillo de cada día el Reinado de un Dios que está vivo y nos sigue amando a cada instante? El que oye la voz del Espíritu, que es como el viento, no se ve y no se sabe muchas veces de donde viene y a donde va.

Algo del evangelio de hoy nos anima a ponernos en el lugar de Nicodemo, este fariseo que por temor a la represalia o la burla, fue a ver a Jesús de noche para que nadie sepa que creía en Él. ¿Cuántas veces andamos por la vida, por nuestra familia, por nuestros trabajos, universidades, grupos, como si fuera de noche? ¿Queriéndonos encontrar con Jesús sin que nadie lo sepa? ¿Cuántas veces hemos ocultado nuestro amor a Jesús por respetos humanos, por vergüenza, por temor? Qué lindo que es cuando “nacemos de nuevo” y ya no nos da miedo que de nuestros labios salga la palabra: Jesús. Qué lindo que es escuchar cristianos que por haber “nacido de lo alto” ya no le temen al ridículo. Como esa chica que me contó una vez que después de su conversión gracias a un retiro, decidió pasar una Navidad distinta al darse cuenta que las navidades en su familia eran vacías. ¿Qué hizo? Frenó la cena de Navidad para decirles a sus familiares que el sentido de esa noche era otro, no solo comer y recibir regalos. Les habló de Jesús, sin miedo, con lágrimas en los ojos. ¿Sabés qué pasó? Todos terminaron llorando y viviendo una Navidad distinta, más profunda.

Se puede volver a nacer, se puede resucitar, se puede recibir la gracia que viene de lo alto. Hay que pedirla. Por cincuenta días seguiremos en el tiempo pascual. Tiempo para disfrutar y pedir la gracia de volver a nacer. Pensá y rezá, seguro que tenés “algún muerto” para resucitar. Seguro que tenés un motivo para volver a empezar, para volver a nacer.

Quería contarte que desde mañana hasta el sábado no grabaré los audios con el evangelio  porque estaré “intentando” resucitar, estaré 5 días haciendo un retiro espiritual como tenemos que hacer todos los sacerdotes cada año. Recemos unidos para que todos podamos volver a nacer, vos y yo. Todos lo necesitamos, especialmente los sacerdotes. Igualmente, para que puedas seguir meditando la palabra de cada día, enviaremos los audios del año pasado.

Acordate que para recibir los audios directamente en tu celular o por mail podés suscribirte en nuestra página web www.evangeliodeldia.com.ar, también bajar la aplicación para Android Algo del Evangelio, si tenés la aplicación de Telegram buscar nuestro canal, Algo del Evangelio, o también por las redes sociales encontrándonos como Algo del Evangelio.

Share
Etiquetas: