Lucas 10, 1-12 – XXVI Jueves durante el año

El Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde él debía ir.

Y les dijo: «La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha. ¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos. No lleven dinero, ni alforja, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino.

Al entrar en una casa, digan primero: “¡Que descienda la paz sobre esta casa!” Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes. Permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su salario.

No vayan de casa en casa. En las ciudades donde entren y sean recibidos, coman lo que les sirvan; curen a sus enfermos y digan a la gente: “El Reino de Dios está cerca de ustedes.” Pero en todas las ciudades donde entren y no los reciban, salgan a las plazas y digan: “¡Hasta el polvo de esta ciudad que se ha adherido a nuestros pies, lo sacudimos sobre ustedes! Sepan, sin embargo, que el Reino de Dios está cerca.”

Les aseguro que, en aquel Día, Sodoma será tratada menos rigurosamente que esa ciudad.»

Palabra del Señor

Comentario

La vida es cosa seria, las decisiones que tomamos día a día, por más intrascendentes que parezcan, son cosa seria. La parábola del domingo, expresaba algo del dramatismo de nuestra vida, de lo valiosa que es, y, por lo tanto, de cuanto tenemos que pensar y discernir lo que hacemos, lo que elegimos. Cuando digo drama, no me refiero a algo actuado, sino a la responsabilidad que implica vivir y amar, justamente a que la vida no es una actuación, sino algo muy real y concreto, y que Dios tiene en cuenta todo lo que hacemos, le interesa lo que hacemos. El rico que se olvidó de la misericordia, se olvidó de lo más necesario, de lo que más sana el corazón, o sea el compadecerse de los otros. Por no tener en cuenta esta verdad fundamental, cuando se dio cuenta ya era tarde. Algo de lo que nos enseña esta parábola, tiene que ver con esto, la vida es una sola, la vida es para vivirla, para disfrutarla, pero para compartirla. Somos todos hijos de Dios, somos todos hermanos, y por más que yo no sea de aquellos que toman las decisiones importantes del mundo, de la sociedad, del destino de los países – Dios quiera que alguno de fdfdue sí, escuchen la palabra de Dios – si podemos tomar la decisión de luchar por la justicia, que escasea bastante. “La caridad empieza cuando termina la justicia” decía San Alberto Hurtado, y por eso nuestra primer gran batalla es por la justicia, por lograr que nadie quede excluido de lo más esencial, aquello que nos permite vivir dignamente, como la comida, el vestido y un techo para cobijarse. No miremos para otro lado como el rico, hagamos lo que esté a nuestro alcance, todos podemos hacer algo.

En algo del evangelio de hoy se ve a un Jesús muy necesitado de los hombres para expandir su obra de bien. Fue tan hombre que, además de serlo en serio, sin dejar de ser Dios, quiso que su salvación nos llegara y nos llegue, a través de otros hombres comunes y corrientes, como vos y yo. Esto es lo que nos hace a veces rebelarnos, enojarnos y nos cuesta comprender: ¿Puede lo divino llegar a nosotros a través de lo humano? Hay que responder que sí; con un SÍ grande. Ese es el milagro continuo del día a día que nos cuesta ver, el milagro continuo de los santos en la Iglesia: que a través de personas nos ha llegado a nosotros también la salvación de Dios.

Lo escuchamos hoy en la palabra: Jesús eligió a setenta y dos, y los mandó de dos en dos para que lo precedieran, para hacer lo mismo que Él estaba haciendo.

No hay Iglesia individualista, no hay Iglesia narcisista, una Iglesia que cante como “solista”; no hay amor donde no hay más de uno, tiene que haber dos para haber amor y Dios no está donde no hay amor; porque Dios es amor. Muy simple.

Por eso Jesús eligió formar su Iglesia. No hay que complicar las cosas, aunque a veces eso nos sale bastante fácil, a veces es tan difícil ser simples y sencillos, es tan difícil a veces ser “normal” en la Iglesia…Te cuento una anécdota de san Felipe Neri, le preguntó una vez uno de sus discípulos: “¿Por qué es tan difícil vivir el Evangelio? Y san Felipe Neri le contestó: “Porque es simple”. Sí, es verdad; es difícil porque es simple.

Pero me fui un poco de tema; no hay que complicar las cosas, la Iglesia comenzó por un deseo de Jesús para que su amor llegue a nosotros y para eso eligió y elige a hombres que lo ayuden, nos elige a vos y a mí. Eso es la Iglesia: es un puente o el “transporte”, que nos trae el amor de Dios que está en la otra orilla.

Pero no te olvides lo que dice Jesús: “los trabajadores son pocos…”; es verdad que se refiere especialmente al sacerdocio, pero quiero hoy extenderlo a todos; a vos y a mí, a los sacerdotes, a los consagrados y a los laicos. Vos sos la Iglesia, yo soy la Iglesia. Vos sos un puente, todos somos puente. Vos sos trabajador, también trabajadora; por eso dedicá hoy con sencillez, con simpleza, a ayudar a otros y ser puente. A llevar a otros y que se den cuenta que el Reino de Dios está cerca, entre nosotros; porque donde hay amor ahí está Dios, eso es el Reino de los hijos y hermanos.

Olvidate de los lobos que están en medio de nosotros y aúllan para asustarnos; con Jesús todo es posible, con Jesús podemos más, aunque no nos entiendan o hablen mal sin saber. Hoy si podés y te acordás, rezá también para que Jesús envíe más trabajadores, más sacerdotes y consagrados al Reino de Dios, esos que tanto necesita la Iglesia.

Share
Etiquetas:

Deja una respuesta