Marcos 1, 14-20 – I Lunes durante el año

 

 

Después que Juan fue arrestado, Jesús se dirigió a Galilea. Allí proclamaba la Buena Noticia de Dios, diciendo: «El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia».

Mientras iba por la orilla del mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que echaban las redes en el agua, porque eran pescadores. Jesús les dijo: «Síganme, y Yo los haré pescadores de hombres». Inmediatamente, ellos dejaron sus redes y lo siguieron.

Y avanzando un poco, vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban también en su barca arreglando las redes. En seguida los llamó, y ellos, dejando en la barca a su padre Zebedeo con los jornaleros, lo siguieron.

Palabra del Señor

Comentario

Buen lunes. Empezamos una semana distinta, distinta en cuanto a lo que la Iglesia nos propone para escuchar y meditar. Terminamos ayer el tiempo de Navidad y empezamos hoy el tiempo durante el año. ¿De qué sirve te explique esto? De mucho, aunque parezca que no. Porque ayuda a asimilar mejor la Palabra si además de rezar y contemplar, de creer lo que escuchamos, también al mismo tiempo vamos comprendiendo el sentido interno de las cosas, no solo de lo que Dios nos dice, sino también de lo que la Iglesia enseña día a día, incluso con el modo de organizar las lecturas. Las cosas no son al voleo, tienen su sentido. Por eso prestá atención a esto. A partir de hoy y hasta el 10 de febrero, día en que interrumpiremos con el comienzo de la cuaresma, durante la semana, o sea de lunes a sábado, iremos leyendo, escuchando y meditando el Evangelio de Marcos paso a paso. Por eso te aconsejo que te animes a desempolvar tu Biblia, a volver a sentarte con ese libro que a veces olvidamos y te amigues con la lectura de este Evangelio que es el más corto de todos, pero no por eso menos rico. Si estás de vacaciones por ahí no tenés tu Biblia, pero bueno, en algún momento vas a poder tenerla para poder marcar las palabras que más te resuenen, las palabras que escuches como más personales. Si estás viajando o trabajando, no te preocupes, en algún momento vas a poder hacerlo. Te aseguro que si vas leyendo lentamente todo el evangelio de Marcos y vas descubriendo, no solo lo que hizo Jesús, sino también el porqué Marcos escribió lo que escribió, tu fe se va a enriquecer muchísimo. Te invito a que hagas este camino. Acordate que lo evangelios que nosotros leemos hoy, fueron escritos en su momento para despertar la fe, para mover a la fe en Jesús, no son cronologías frías de cosas que pasaron, sino que son acontecimientos contados con fe para movernos a la fe. Obviamente que contienen historia y todo pasó, pero no es el fin de los evangelios hacernos una historia de Jesús, o sea que hizo minuto a minuto, sino más bien los que nos quieren decir y responder, es ¿Quién es Jesús? Por eso como alguna vez lo dije, si querés ser cristiano lee y medita los evangelios, si querés ser filósofo lee filosofía, si querés ser politólogo lee de política. Estos audios son para ayudarnos a ser mejores cristianos, para que conozcamos más a Jesús, y no para dar recetas para vivir mejor, o consejos para portarse bien, o directrices para lo que tenés que hacer en tu vida, aunque por supuesto por conocer a Jesús todo esto viene de la mano.

Pero bueno, vamos al grano de hoy, necesitaba introducir un poco lo que viene. Simplemente fijate como empieza hoy la predicación de Jesús, sus primeras palabras, algo que hablamos el otro día: Conviértanse y crean en la Buena noticia, o sea, crean en este anuncio que les hago. Crean en que les traigo algo lindo, algo que les va a cambiar la vida. Conviértanse, cambien su manera de pensar y de obrar, crean, confíen que esto es verdad, descansen en mi palabra, acepten lo que les digo, todo es verdad y la verdad es bella, es linda, es buena, hace bien. También podría ser al revés, crean y conviértanse. El que cambia su manera de pensar es capaz de creer, y el que cree cambia su manera de pensar y obrar. Son las dos cosas, las dos van de la mano, no se pueden separar.

Al empezar este camino, este camino de ir leyendo el Evangelio de Marcos, Jesús nos anima a creer, a convertirnos, a cambiar. Para aceptar lo que viene es necesario un acto de fe, de aceptación, de abandono. O bien nos puede ir pasando lo contrario, a medida que vayamos escuchando la fe se nos puede ir despertando. Pase lo que pase, vamos en camino a conocer más a Jesús, mal no nos puede hacer.

Share
Etiquetas:

Deja una respuesta