Mateo 10, 17-22 – Fiesta de San Esteban

 

 

Jesús dijo a sus apóstoles:

Cuídense de los hombres, porque los entregarán a los tribunales y los azotarán en las sinagogas. A causa de mí, serán llevados ante gobernadores y reyes, para dar testimonio delante de ellos y de los paganos.

Cuando los entreguen, no se preocupen de cómo van a hablar o qué van a decir: lo que deban decir se les dará a conocer en ese momento, porque no serán ustedes los que hablarán, sino que el Espíritu de su Padre hablará en ustedes.

El hermano entregará a su hermano para que sea condenado a muerte, y el padre a su hijo; los hijos se rebelarán contra sus padres y los harán morir. Ustedes serán odiados por todos a causa de mi Nombre, pero aquel que persevere hasta el fin se salvará.

Palabra del Señor

Comentario

¡No te olvides que vos también fuiste un niño, no te olvides que los que más querés también fueron alguna vez niños, no te olvides que esas personas que te cuesta querer tanto, también fueron niños!

Seguramente estarás todavía decantando los festejos de estos días, pasó el 25 y con la navidad pasaron muchas cosas. Pasó la familia, pasaron los regalos, pasó la comida de todo tipo y color, pasaron algunas emociones y también algunas tristezas, pasaron cosas importantes, lindas, pero también mucha frivolidad y superficialidad, pasó de todo. ¿Y ahora? ¿Cómo seguimos? Tenemos que seguir como estamos, pero acordándonos que “todavía estamos a tiempo”, todavía estamos en navidad. Todavía podemos acercarnos a un pesebre si no lo hicimos, todavía podemos tomarnos un tiempo de adoración si no tuvimos tiempo, todavía tenés algo para dar al que no la pasó tan bien, te tenés a vos mismo. Todavía estás a tiempo de enseñarle a tu hijo que en medio de todo lo que pasó el protagonista de la navidad era Jesús. Todavía podés acercarlo a un pesebre y enseñarle quien es quien. Todavía podemos seguir profundizando la navidad porque durante ocho días la seguiremos celebrando, se llama octava de navidad. Tratá de no poner primera otra vez y empezar a correr, porque si no es más de lo mismo.

Hoy es la fiesta de San Esteban, el primer mártir de nuestra familia de la Iglesia, el primero que, por amor a Jesús, el Dios que se hizo niño, dio su vida, no se la quitaron así nomás. Los mártires son los que dan la vida, como dijo el mismo Jesús, “nadie me quita la vida, sino que yo la doy por mí mismo” (Jn. 10, 18). Los mártires no solo son los que dan la vida por medio de su sangre, sino los que también van dando su vida lentamente, gota por gota todos los días. Son lo que después de la navidad se enamoran de un Dios tan niño, tan frágil, que se deciden a “recibirlo en sus brazos” y empiezan a cargar con el lindo peso de no callar el amor de Dios frente a un mundo que no se da cuenta de tanto amor.

Una vez alguien me contaba, alguien que de hace unos años vivió una vuelta a Dios en su vida, que siempre fue católico pero que recién en estos tiempos se dio cuenta el tiempo que había perdido, me decía así: “¿Sabés lo que me pasa ahora? Ya no tengo miedo a hablar de Jesús, antes ni se me ocurría, antes me daba vergüenza. Ahora no me importa nada” Y entre los dos pensábamos en eso, porque a mí también en una época de mi vida me pasó lo mismo, tenía vergüenza a hablar de Él. ¡Era un síntoma de que todavía no estaba enamorado de Jesús, me habían enseñado de él, pero todavía no lo conocía! ¡Ser cristiano es eso, es enamorarse de una Persona, que nació y vivió entre nosotros, y sigue viviendo! Es descubrir que Dios se hizo hombre, se hizo niño para que vos y yo podamos conocer el amor de Dios en una Persona concreta. Mientras tanto, si no vivimos así nuestra fe, la fe será solo una moral, una ética, un cumplir algunas reglas, una imposición, una cuestión social, una cuestión de familia, un sentimiento pasajero que deslumbra y se apaga, como los fuegos artificiales de ayer.

Creer en este niño nos lleva a no querer callarnos nunca, aunque nos quieran callar y tapar. Ayer mientras celebraba la Misa de medianoche, pasó algo muy simbólico que describe lo que se vivió en la época de Jesús y lo que se sigue viviendo hoy. Mientras proclamábamos la Palabra de Dios, los fuegos artificiales no nos dejaban escuchar, el humo y el ruido querían, por decirlo así, tapar la voz de Dios. Al terminar de proclamar el evangelio no pude predicar, no se escuchaba nada. Hicimos silencio cinco minutos, esperamos con paciencia… y los ruidos fueron de a poco apagándose. Pero eso jamás podrá pasar. El ruido del mundo, el ruido de los que todavía no perciben la voz de Dios jamás podrá callar la Palabra de Dios, todo pasará, pero sus palabras no pasarán. Nadie podrá callar el amor de Dios, el amor de este niño, mientras quede un corazón en esta tierra que lo ame.

El que se enamora de Jesús, como San Esteban, ya no se preocupa por el que van a decir, por lo que va a decir, al contrario, vive convencido de que no se puede tener una alegría y ocultarla, no se puede decir que se cree en alguien, pero tener vergüenza de hablar de Él. ¿Qué persona está enamorada de su novia, novio, de su mujer, de su marido y la oculta o no dice nada de ella? El que no está verdaderamente enamorado.

Pensemos si esta Navidad nos ayudó a enamorarnos más del niño Jesús. Es lo mejor que nos pudo haber pasado, es el mejor regalo de Navidad, porque la Navidad es Jesús, es de Él.

Share
Etiquetas:

Deja una respuesta