Mateo 19, 23-30 – XX Martes durante el año

 

 

Jesús dijo entonces a sus discípulos: «Les aseguro que difícilmente un rico entrará en el Reino de los Cielos. Sí, les repito, es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de los Cielos.»

Los discípulos quedaron muy sorprendidos al oír esto y dijeron: «Entonces, ¿quién podrá salvarse?»

Jesús, fijando en ellos su mirada, les dijo: «Para los hombres esto es imposible, pero para Dios todo es posible.»

Pedro, tomando la palabra, dijo: «Tú sabes que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido. ¿Qué nos tocará a nosotros?»

Jesús les respondió: «Les aseguro que en la regeneración del mundo, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono de gloria, ustedes, que me han seguido, también se sentarán en doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. Y el que a causa de mi Nombre deje casa, hermanos o hermanas, padre, madre, hijos o campos, recibirá cien veces más y obtendrá como herencia la Vida eterna.

Muchos de los primeros serán los últimos, y muchos de los últimos serán los primeros.»

Palabra del Señor

Comentario

Son muchas las cosas vanas que nos invaden, son inevitables, porque, al fin y al cabo, todo “es vanidad de vanidades” como dice el libro del Eclesiastés. Todo es vanidad, no en un sentido moral, sino en el sentido de que todo es pasajero, todo es caduco. Por eso Jesús decía: “Cielo y tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”. Toda pasa, incluso nuestra vida, y no por eso debemos despreciarla, pero al mismo tiempo, como dice el salmo podemos pedir: “Aparta de mí las cosas vanas, vivifícame con tu palabra”. Pidamos que lo vano no nos afecte demasiado, que no le demos el corazón, aunque nos moleste, aunque nos perturbe o incluso nos tiente.

En algo del evangelio de hoy, difícilmente podremos comprender completamente las palabras de Jesús si no dejamos que fije su mirada en nosotros y nos diga esta frase de tan importante: «Para el hombre todo esto es imposible, pero para Dios todo es posible».

Para Dios es posible que empecemos a comprender que nuestra riqueza más grande no pasa por las cosas que tenemos, que no importa cuánto tengamos; el tema no es por la cantidad de bienes que poseamos sino por el apego que les tenemos. Podemos tener muy poco y estar aferrados o podemos tener mucho y ser muy avaros; o al revés, podemos ser pobres materialmente y tener una gran pobreza del corazón que nos permita ser generosos o podemos ser ricos y ser también muy generosos. Ahora, también es verdad que, teniendo mucho, es muy difícil ser pobre de corazón; por eso Jesús dice claramente que “es muy difícil que un rico entre en el Reino de los Cielos”, que un rico comprenda esta relación de amor que es el Reino de los Cielos; porque no se refiere solamente a salvarse para llegar al cielo cuando uno muera sino, se refiere al hoy, al aquí y ahora.

El que es rico de corazón, el que no es generoso, teniendo mucho o poco, está encerrado en sí mismo, es egoísta, no puede ver más allá de sus deseos y sus deseos son siempre pasajeros, son vanos, y cuando los sacia inmediatamente quiere saciar otros, pero centrándose en sí mismo, no en las necesidades de los demás.

El punto clave entonces, es la pobreza de corazón: buscar saciar las necesidades de los otros y no únicamente las mías. Y entonces, el rico de corazón y el que es rico materialmente no puede vivir esta relación de amor que es el Reino de los Cielos, que en nuestra vida se traduce en hacer la voluntad de Dios amando a los otros, especialmente a los que menos tienen. La voluntad de Dios es que levantemos la cabeza y nos demos cuenta que a otros no les tocó lo mismo que a nosotros, que otros la están pasando peor y sufren mucho más; y que si somos generosos descubriremos y poseeremos la verdadera riqueza que puede tener un hombre, la de abrirse a la vida de los demás, no sólo dándonos nosotros mismos sino también compartiendo cosas que tenemos.

¿Cuántas cosas tenemos guardadas sin usar, como queriendo eternizarlas? ¿Cuántas cosas tenemos por ahí considerando que “algún día” nos serán necesarias? ¿Cuántas cosas compramos alguna vez pensando que eran absolutamente necesarias y están guardadas? ¡Cuánta riqueza tenemos muchos de nosotros!; y teniéndolas no somos capaces de mirar la necesidad de los otros.

Hoy Jesús nos invita a eso, a que nos demos cuenta que todos somos un poco ricos de corazón y nos cuesta levantar la cabeza y mirar la necesidad de los demás.

¿Te imaginás cómo sería nuestra vida y nuestra sociedad si fuésemos más pobres de corazón?

Acordémonos, que para Dios todo es posible, es posible que hoy seamos un poco más generosos, es posible que abramos |nuestro interior y la riqueza que hay en él a los demás, es posible también que compartamos algo de lo mucho que materialmente poseemos.

Probemos hoy ser un poco más generosos; el que se abre a los demás, el santo, el que busca la voluntad de Dios: tiene muchas casas, muchos hermanos y hermanas, muchos padres y madres, muchos hijos y muchas cosas… porque siendo generosos, los corazones de los demás se abren al amor y nunca nos cerrarán la puerta. El que es generoso siempre tendrá más que el avaro, porque tendrá lo que no se puede comprar con nada del mundo, amor.

Share
Etiquetas:

Deja una respuesta